Líder Activo

Cuando nos volvamos a encontrar

caundo nos volvamos a encontrar

John C Maxwell cuenta que durante la vida de un Líder encontrará momentos cruciales que marcaran sus vidas, el los llama los momentos definitivos, esos momentos que marcan un antes y un después en nuestras vidas, hay poco de estos momentos en nuestras vidas y eso es bueno, ya que nuestra capacidad de aguante emocional es en ocasiones limitado, Maxwell coloca como ejemplo alguna graduación, el matrimonio, el nacimiento de un hijo, pero también puede ser un momento definitivo el dejar los estudios (Steve Jobs), un divorcio o la muerte de un ser querido.

En lo personal he vivido unos cuantos momentos definitivos a mi corta edad, aún no tengo 40 años, y puedo mencionar lo que cada uno de esos pocos momentos definitivos hizo en mí, cómo de alguna manera modificaron mi ADN (por decirlo de alguna manera), Einstein lo decía más o menos así, una mente cuando se expande por una nueva idea o pensamiento nunca vuelve a su estado original y por analogía lo comprendo de esta manera, lo importante de estos momentos es hacer el mayor esfuerzo para usarlos como un gran aprendizaje, de lo contrario el impacto y el dolor serán en vano.

El primero de abril de 2016 a las 03:18 pm (15:18) mi hermosa madre murió a causa de una penosa enfermedad, el cáncer que la había tomado por cuarta vez jugo sucio, tomo a una mujer fuerte, luchadora y extraordinaria y la dominó, lo hizo de la manera en que ninguno de los 8 médicos que la trataron durante los últimos tres años de lucha pensaron  que pudiera vencerla, mi madre quién fue apoyo para muchos de sus nuevos amigos (otros pacientes de cáncer que conocimos en este largo camino) y que ella ayudo a levantarles el ánimo y a luchar con esta enfermedad espantosa con una sonrisa y sin decaerse ni un momento, siendo siempre ejemplo para ellos y para nosotros de cómo se debe llevar una crisis terrible como lo es una enfermedad de este tipo, pero de la noche a la mañana y sin darnos oportunidad de nada cayó en una profunda depresión, la tomo a ella y a nosotros por sorpresa, no le dio tregua, dejándola indefensa para que la enfermedad tomara todo lo que quisiera, por más que luchamos y ella sí que sabe dar lucha no pudo recuperarse.

2015-04-24 07.49.48Los últimos días a pesar del inmenso dolor, sus pocos (realmente pocos) momentos de lucidez lo uso para preguntar por otras personas, para darme indicaciones, arreglar algunas cosas para mi hermana y dar algunos consejos para su nieto, me recordó en pocas palabras lo que es verdaderamente importante en la vida, y me lo resumió en, estar presente y ayudar a los demás, al punto que sabiendo que en pocas horas quizá ya no volvería a estar lucida porque en el fondo sabía que no estaba nada bien, me dio instrucciones para donar los medicamentos que quedarían porque estaba clara que la crisis de salud que vivimos en Venezuela es tremenda y un paciente con cáncer juega con el tiempo en contra, me dijo “llama a la doctora, dale las gracias y entrégale todas las medicinas, puedes dárselas de una vez ya no las necesito”, y no volvió a estar lucida nuevamente.

Llevo años estudiando liderazgo de grandes autores, y en ocasiones siento que entiendo bien sus postulados, luego en un momento definitivo como este me doy cuenta que en ocasiones creemos que entendemos algo pero llega el instante, el segundo preciso en el que realmente entendemos y en ese momento ves todo con claridad, el gran autor Stephen Covey (el pelón como lo llamaba mi mama) decía que las cuatro necesidades básicas del ser humanos son vivir, amar, aprender y dejar un legado[1], he leído muchos cuentos y anécdotas de Covey sobre estas necesidades, pero solo después de la despedida de mi madre es que puedo decir con propiedad que sé lo que es un legado, su significado y su importancia.

La muerte de mi madre deja en mí una gran tristeza pero no un vacío, mi madre me lleno con lo más importante y necesario para un ser humano, me lleno de amor, principios, valores y disciplina, sólo hoy puedo ver mi vida y sentirme completo, agradecido y lleno de vida porque mi madre me preparo bien para este mundo tan difícil y cambiante, no me dejo la fórmula para no extrañarla ni dejar de sentir que la necesito, pero si me dejo convertido en un líder verdadero y completo, listo para continuar adelante, y no lo hizo una vez sino tres veces, lo hizo conmigo y con mis dos hermanos (Dayanna y Luis Alejandro), y ya había comenzado a sembrar las semillas en su nieto un pequeño de 4 años apenas que vemos haciendo cositas y dice, “como me lo enseño la abuelita”.

Viendo hace unos días algunas fotos publicadas por mi hermano en Facebook de mi sobrino con su abuelita me di cuenta que el trabajo incluso con el chiquitin está terminado, al final mi hermano le dedica a mi madre la canción de Carlos vives “Cuando nos volvamos a encontrar” que yo había escuchados varias veces sin prestarle mucha atención y que desde que la volví a escuchar se convirtió de inmediato en el himno para recordarla hasta siempre, “…Y traerá tu amor la primavera y una vida nueva que aprender nada volverá a ser como ayer…. Cuando nos volvamos a encontrar no dejaré de contemplar la madrugada no habrá más llanto regado sobre tu almohada no habrá mañana que no te quiera abrazar…” “…Cuando nos volvamos a encontrar ya no habrá tiempo para tristes despedidas no habrá un instante que no adore de tu vida no habrá una tarde que no te pase a buscar cuando nos volvamos a encontrar…”

Hasta siempre María Belén, nunca tendré como agradecerte por todo, y en tu nombre continuo mi camino, acompañado de tus enseñanzas y fortaleciendo tu legado.

Jimmy Canelones

[1] Les recomiendo leer estos dos artículos míos en los que hablo de Covey y sus 4 necesidades Cuando el fracaso toca el corazón Artículo en Líder Activo  http://lideractivo.com.ve/?p=1048  y  Vivir, Amar, Aprender, Dejar un legado http://lideractivo.com.ve/?p=573

 

Una opinión en “Cuando nos volvamos a encontrar

  1. Sor Angel Rodriguez

    Bien profundo, alegre y cargado de grandes reflexiones. Cuando te reencuentres con tu madre disfruta no de las tardes, sino del día completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *