Líder Activo

¡Yo no tengo pelos en la Lengua! -.– — -. — – – -. –. — .– – .-.. — … . -. .-.. .- .-.. . -. –. ..- .-

-.– —   -. —   – – -. –. —   .– – .-.. — …   . -.   .-.. .-  .-.. . -. –. ..- .-

Cuando era solo un niño escuchaba regularmente a las amigas de mi mamá que decían “¡Yo no tengo pelos en la lengua!”, en esa época claro esta no entendía a lo que se referían con esa expresión y seguramente como buen niño usted se verificaba con un espejo que usted tampoco tenía pelos en la lengua, con el tiempo y al ir madurando entendía que esa frase expresaba que usted era capaz de decir la “verdad” por más dura que esta fuera a quien sea en su cara y sin anestesia.

Por unos instantes usted puede pensar que ser frontal y decir las cosas sin rodeos es algo positivo y hasta puede que proyecte valor, coraje incluso integridad y franqueza, pero personalmente creo que como todo en la vida puede ser que lo que se aparenta no sea tan apegado a la realidad.

En nuestro proceso de maduración lo que Covey (1997)  llama el continuo de Madurez no todas las personas pasan por todas las etapas ni cultivan conscientemente las relaciones con las personas, por esta razón el No tener pelos en la Lengua, lejos de ser una virtud en usted se puede convertir en algo negativo en su manera de comunicarse con las demás personas, en lo personal he realizado un pequeño estudio basado netamente en la observación de cómo se comunican 10 personas conocidas que usan frecuentemente esta frase, lo que pude ver en su interrelación con los demás fue que el no tener pelos en la lengua era muy mal recibido por las personas víctimas de estas lenguas calvas.

Conversando con el esposo de una de estas lenguas calvas pude determinar que según esta persona en más del 80% de las veces que su esposa hacia reclamos tanto a él como a otras personas posteriormente aparecían otros factores que dejaban su teoría sin sustento, en otras palabras, luego de formar un escándalo y decir las “verdades” a alguien tal “verdad” no era tan cierta como lo pensaba al momento de la conversación.

Creo personalmente que todas las personas llevan consigo una enorme responsabilidad al comunicarse con otras personas, por ejemplo la eterna discusión sobre los límites de la ”libertad de expresión” que en lo particular tengo la sensación que muchas personas confunden la Libertad de Expresión con el “Libertinaje en la expresión”, decir lo que se piensa no es tan efectivo como pensar lo que uno va a decir, dicha libertad de expresarse debe indispensablemente estar atada a la responsabilidad de mis palabras, la mayoría de las veces que emitimos un mensaje no estamos seguros en un 100% de la veracidad de nuestro mensaje, por tal motivo existe la posibilidad que nuestro mensaje dañe a una o más personas, ese daño sin duda es responsabilidad de nosotros, sería un acto se suma irresponsabilidad dañar a otra persona con un comentario nuestro y solo decir, “Lo siento, pero tengo el derecho a expresar lo que siento”, la efectividad de nuestra comunicación debe ser medida en virtud de las respuestas POSITIVAS que se deriven del mensaje.

No quiero que usted se llevar la impresión equivocada, no le estoy pidiendo que no le diga la verdad a un amigo ni deje de reclamar lo que usted considere un derecho, solo le aconsejo que piense muy bien las palabras que usara en tal reclamación, recuerde que una vez que usted hiere a una persona jamás podrá volver al punto de aprecio en el que estaban antes de la herida, las heridas pueden sanar pero nunca será igual, siempre estará la frontera entre el antes y el después de…

No hay ninguna verdad que no pueda ser dicha con las palabras correctas, recuerde una vez más otra famosa frase que seguramente ha escuchado antes, “No es lo que me dices, sino como me lo dices”, cuando piense en decir una verdad que sea dura para otra persona recuerde al perro de Pavlov usted tiene la capacidad de razonar y de usar las palabras, el tono y el momento oportuno para emitir cualquier mensaje, pruebe cambiando la frase “No tengo pelos en la lengua” por otra para mi mejor “mi lengua produce melodías” o “No tengo veneno en mi lengua” lo que usted afirme con regularidad su cerebro lo transformará en realidad.

¡Hasta la Próxima!

Jimmy Canelones                                                                                                                                         ..-. .. -.

@jimmycanelones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *