Líder Activo

Nuestra Responsabilidad ante el futuro


Articulo 117

Soy una persona muy optimista, veo más posibilidades que problemas, pero sin lugar a dudas hay algunos problemas que ni el más optimista puede dejar pasar o por lo menos mirar con gran preocupación.

Entiendo que cada generación es distinta, y cuando vemos algo distinto la reacción inmediata de la mayoría es rechazarlo, en la actualidad esto ha ido cambiando y las reacciones cada vez son menos reactivas, lo que no sabría decirles es que si estas reacciones cada vez más relajadas serán en el futuro mejores o peores para el beneficio de todos.

La juventud actual, entre 20 y 30 años de edad viven la vida 2.0 siempre conectados, viven la vida del momento, en tiempo real, se han acostumbrado a resolver la mayoría de los problemas en máximo dos clics, créanme me encanta la tecnología, la uso mucho y trato de estar actualizado, personalmente uso la tecnología para hacer mi vida más fácil, pero tengo cuidado de que la tecnología no viva por mí.

Ahora bien, las generaciones futuras, los nativos digitales, son más apegados a la tecnología que nosotros y en el futuro tendrán más dificultadas que nosotros para resolver sus problemas si no tienen  una Aplicación digital (APP) para resolverlo por ellos, ya en mi época habían algunos amigos apegados a la tecnología que les impedía pensar, y por tecnología estoy hablando de una calculadora, les hacia la vida y las matemáticas más fácil pero colocar un resultado correcto en un examen y sacar la máxima calificación no significa que estés aprendiendo lo que deberías aprender, les puede parecer extraño pero  estudiar y aprender no son necesariamente sinónimos.

Tengo un sobrino de dos años y medio, que usa el iPad mil veces mejor que mi tía y mi mama, por más que les explico se resisten y no se sienten cómodas usándolo, no le ven mayor utilidad, es decir, pueden vivir su vida sin el, a mi sobrino nadie le explico nada, la pusimos en sus manos y por arte de magia en 5 minutos ya sabía cómo funcionaba, le descargamos dos aplicaciones para él y entra y sale de ellas cada vez que quiere, mi hermano le cambia las aplicaciones de lugar, la coloca en otra carpeta y el siempre las encuentra, lo impresionante es lo que le ocurre cuando ve sus comiquitas en la TV y quiere cambiar de canal, se levanta y pasa su pequeño dedo por la pantalla para cambiar el canal, claro al ver que no pasa de canal pierde la calma, el sabia usar el control remoto pero luego de usar el iPad considera que la TV debería funcionar igual y claro ya Samsung pensó igual y los nuevos Smart Tv ni siquiera tienes que tocar la pantalla la TV reconoce el movimiento de tus manos y cambia el canal, sube el volumen y bueno seguramente en un par de años concluiremos que para que debemos mover la mano si la TV debería leer mi mente y cambiar los canales cuando solo lo piense.

El punto es, ¿Quién será el responsable en el futuro de nuestras decisiones más importantes?, como por ejemplo criar a los niños, insisto, me encanta la tecnología y la uso muchísimo, pero deseo seguir siendo yo el que viva mi vida, me preocupa mucho el comportamiento de muchos niños, de 1 a 12 años tienen actitudes y conductas que no vi en mi generación sino hasta los 25 años. Los padres actualmente, se están preocupando más en darle a sus hijos todo lo que ellos no tuvieron de niños por muchas razones, eso está bien, pero están dejando de darle lo que a nosotros nos dieron en abundancia, “PRESENCIA”, y por presencia me refiero a un concepto bastante amplio, yo no tenía por ejemplo, 20 carritos, tenía sólo 5, pero mi mama estaba siempre pendiente de mí y me repetía hasta mil veces que cuidara el carrito, que lo guardara, que no lo dejara tirado en el piso y cosas por el estilo.

Ahora los niños pueden tener 50 carritos distintos y los usan para jugar, los usan como proyectiles, los usan como patines, los usan como chupetas, como hisopos y algunos padres le      dan la libertad de usar su “creatividad” para que hagan lo que desean, si rompen los 50 carritos púes le compramos 50 más, parecer ser normal, sólo le llaman la atención cuando el niño interrumpe a sus padres mientras contestan un tuit o están por pasar de nivel en Candy Crush.

Lo he dicho en otros artículos como consejo a los padres, dejen de preocuparse en el futuro que le dejaran a sus hijos y comiencen a preocuparse en la clase de hijos que le dejaran al futuro, el futuro lo construyen las personas que viven el presente no las cosas que compremos para usarlas en el presente o en el futuro, tomémonos un tiempo para reflexionar sobre nuestras acciones y si es necesario corrijamos el rumbo, siempre podemos cambiar y mejorar pero necesitamos tomar conciencia y dar el paso, el futuro comienza a construirse hoy y las cosas verdaderamente importantes no se hacen de la noche a la mañana, por eso el éxito al igual que la calidad es un hábito que se trabaja todos los días, es una rutina de que debe llegar a hacerse inconsciente, construyamos juntos de la mano de nuestros hijos el futuro que todos deseamos.

 

Hasta la próxima

 

Jimmy Canelones

@LiderActivo

@jimmycanelonesArticulo 117 final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *