Líder Activo

Negación

Estado de negación

En esta vida moderna en la cual nos movemos a un ritmo tan rápido que muchas veces perdemos de vista el horizonte, las metas y algunos hasta la realidad, cuesta mantener lo que muchos llaman el cable a tierra.

Estoy leyendo creo que por quinta vez el libro Piense y Hágase Rico de Napoleón Hill, sin duda un clásico de lo que muchas personas llaman “Autoayuda”, cada vez que lo leo le encuentro otro sentido, más profundo, más importante, en esta ocasión llegado a la parte donde el autor habla de su concepto de lo que es un “complejo de inferioridad” me puso a pensar mucho, para Hill el complejo de inferioridad es el “…Hábito de expresar auto-aprobación por medio de la palabra y las acciones, como un medio de ocultar un sentimiento de inferioridad. Utilizar palabras grandilocuentes para impresionar a los demás (a menudo sin saber el significado real de las palabras). Imitar a otros en la ropa, el discurso y las actitudes. Fanfarronear de logros imaginarios. Esto produce a veces una imagen superficial de sentimiento de superioridad…”[1] Pensé las muchas veces que conversando con mi amigo el psicólogo clínico Eduardo Pineda caíamos una y mil veces en lo complicado de la conducta humana, no he visto (y me incluyo) a una persona que su conducta pueda ser analizada de manera sencilla, explicada en dos o tres teorías.

Sin duda la conducta de las personas es un coctel único, una fórmula que sólo le funciona a la persona que la práctica,  por esta razón la tarea del líder jamás será sencilla, liderar a un grupo de personas que piensan, sienten y actúan distinto, muchos líderes se frustran al intentar repetir una y otra vez la misma fórmula para conectar con su gente que alguna vez le funcionó bien, al no conseguir los resultados que desea en todos puede comenzar a sentir presión, frustración incluso pensar que no es un buen líder, pero deben tener algo muy en cuenta, cuando se trata de personas nada está escrito.

Volviendo al punto sobre el complejo de inferioridad, cuando como líder, dentro de tu grupo te topas con personas difíciles, no siempre puede recurrir a la salida más fácil, que para muchos es despedir a la persona y contratar un personal nuevo, soy del pensar que un buen líder siempre es un excelente coach capaz de sacar lo mejor de cada persona, pero también es cierto que hasta el mejor Coach del mundo no podrá sacar lo mejor de una persona si esta no está dispuesta a pagar el precio que se supone debe pagarse para crecer.

Cuando estamos en presencia de personas con algún tipo de complejo, no siempre el líder tiene las herramientas para tratar esa situación (a menos que el líder sea psicólogo o tenga entrenamiento formal en algún tipo de terapia), pero ciertamente puede darse cuenta en términos generales y amplios que “ALGO NO ESTA BIEN”, el primer paso siempre debe ser revisarse uno mismo primero de manera sincera, luego de esa revisión si todo está bien, pedir la opinión de un tercero sobre nuestra actuación, esta persona debe ser de nuestra confianza y sincera con nosotros.

Teniendo mi panorama más claro y validado por un tercero podemos intentar hablar con esta persona y decirle abiertamente y con mucha sinceridad lo que nosotros estamos percibiendo de su conducta y es aquí donde generalmente se torna todo un poco  más difícil, en la gran mayoría de los casos es aconsejable hacer esta reunión con un tercero en papel de observador, quién llegado el caso pueda validar algún situación dudosa (hablando de percepción).

Si su conducta genera alguna “prueba” tangible, es decir, si motivado a su conducta o su complejo de inferioridad su trabajo se ve afectado de manera negativa, eso sin duda afectará al equipo de trabajo, si la persona no es profesionalmente madura y en lugar de enfrentar su situación se justifica y lo niega es donde estamos en presencia de un estado de negación, “…La negación es un mecanismo de defensa que consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia o su relación o relevancia con el sujeto…”[2] cuando una persona siente la necesidad de defenderse en un ambiente sano o controlado es un claro llamado de atención para el líder.

Si mi conducta como líder cada vez que un colaborador me trae un problema es el de buscar soluciones, no es lógico que una persona sienta que está siendo atacado y debe defenderse, si por el contrario, cada pequeño error es castigado por el líder si es lógico pensar que la persona no se sienta cómoda reconociendo algún problema delante de su superior, el auto-examen que realicé antes de conversar con la persona debió incluir ese punto, ¿Qué tan abierto y comprensivo soy cuando mi personal comete errores?, y con esto no quiero decir que deje pasar todos los errores que comente su gente para no hacerlos sentir mal, se trata de no ser desproporcionado en mi reclamo, por ejemplo si un colaborador llega tarde unos 10 minutos y usted le reclama en pleno pasillo gritando delante de todo el mundo y luego lo amonesta por escrito, esa reacción es totalmente exagerada, si por el contrario, un empleado comete un error millonario en la empresa puede y debe tomar medidas más severas, que en ningún caso debe pasar por los gritos ni las reclamaciones públicas, recuerde que lo que busca con una llamada de atención es que la persona mejore no humillarla.

Si usted como líder tiene un promedio positivo en las relaciones con sus colaboradores, es decir, muchas más experiencias positivas que negativas debe sentirse tranquilo, recuerda algo sencillo, jamás lograras complacer a todo el mundo, cómo líder en muchas ocasiones nos tocará tomar decisiones realmente difíciles que no deseamos tomar pero es precisamente esa la razón por la cual es usted el líder y no otra persona, porque tienen la capacidad de entender la necesidad y la importancia de tomar dicha decisión, respire profundo, medite y si debe hacerlo, hágalo, su liderazgo no debe sostenerse en función a la popularidad, sabemos el daño que hacen las políticas populistas a los países, esto es exactamente igual a las empresas, no permita que el temor lo paralice, por experiencia se, que en poco tiempo las personas entenderán su decisión y la validaran, y es esa otra de las diferencias entre una persona normal y un líder, la capacidad de adelantarse a los acontecimientos y tomar los correctivos.

Hasta la próxima

Jimmy Canelones

@jimmycanelones

@LíderActivo

 

 

[1] Hill, Napoleon (2013-11-29). PIENSE Y HÁGASE RICO. Nueva traducción basada en la versión original de 1937. (Timeless Wisdom Collection) (Spanish Edition) (Kindle Locations 12406-12414). Business and Leadership Publishing. Kindle Edition.

 

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Negaci%C3%B3n_(psicolog%C3%ADa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *