Líder Activo

Identidad

identidad

Alguna vez te has preguntado ¿Quién eres?

Pregunta fundamental para los estudiantes y amantes de la filosofía, un simplista puede pensar que es hasta una pregunta tonta, ¿Qué quién soy?, El doctor Fulano de tal, o simplemente fulano de tal sin mayor detalle, pero sin dudas es una pregunta profunda que amerita una respuesta descriptiva y detallada que siendo honestos tendrá poca vigencia por más detallada que esta sea.

Y que tal esto, ¿Te han dicho alguna vez, “has cambiado, ya no eres el mismo”?

Seguramente sí, y en más o menos un 80% de las veces, podemos interpretar que el tono usado por la persona que hace la afirmación como que no es muy bueno.

Que uno no sea el mismo de hace algún tiempo al parecer no está muy bien, la situación más común en la cual se usa esta frase para tratar de mover en el plano emocional a una persona es cuando esa persona logra un importante ascenso, merecido por demás, sus compañeros aunque saben que lo merece son seres humanos y al parecer la envidia es “NORMAL” en el ámbito laboral, todos aspiramos a ese puesto aun cuando todos sabemos que sólo una persona lo merece y es quién a la final lo consigue, pero en esos instantes  somos creyentes nos volvemos espirituales y siempre esperamos el milagro, creemos ser merecedores de recompensas sin hacer el esfuerzo que muchas veces demanda por a la final sentimos merecerlo todo.

Plutarco[1] narro una leyenda griega bastante discutida y con muchas variantes pero con la misma esencia; la famosa paradoja de Teseo[2]; El filósofo volvía de un viaje con unos jóvenes a Atenas, dicho barco contaba con 30 remos y era toda una reliquia pues el barco existía desde la época de Demetrio de Falero[3], por las condiciones rusticas de la nave requería de constantes reparaciones. Casi siempre luego de un largo viaje el barco se sometía a reparaciones, sustituían tablas viejas por otras más resistentes, de hecho en ese viaje mucho de los remos eran nuevos porque por el uso se rompían, a ese barco con el tiempo le habían cambiado cada una de las piezas y por eso siempre servía para discutir sobre la identidad de las cosas que crecen (o cambian).

La cuestión de la paradoja de Teseo se resume en dos preguntas primordiales;

  1. Si pasado los años, cada una de las piezas ha sido cambiada al punto que el barco no cuenta con ninguna de las piezas originales, ¿sigue siendo el mismo barco o es un barco nuevo?
  2. Si colocamos todas las piezas viejas en un lugar y pasados los años una persona es capaz de reconstruir el barco usando todas las piezas. ¿Este barco es nuevo o es el barco original?

Durante siglos, prácticamente desde la existencia del ser humanos hemos luchado y discutido por definir cuál es nuestra identidad, la mayoría deseamos saber quiénes somos, tenemos el anhelo de descubrir  cuál es nuestra “misión” en esta vida, muchos logran encontrar respuestas, sin embargo, muchos se van de este mundo sin haberla encontrado, más triste aún es que muchas personas pasan su vida entera sin ni siquiera preocuparse por descubrir su identidad.

Según Maslow[4], el ser humano es motivado por la necesidad, y dichas necesidades pueden jerarquizarse al punto de ser vistas como niveles a superar, por lo cual partiendo de la base de la pirámide de las necesidades creada por Maslow nos encontramos con las necesidades fisiológicas, las más básicas del ser humano, las cuales pueden ser, respirar, comer, dormir, sexo, ropa o cobijo.

Según Maslow una vez satisfaces o cubres estas necesidades estas ya no te motivan, por lo que sientes el deseo de algo más, eso te motiva a ir al siguiente nivel, y comienzas a cubrir tus necesidades de seguridad que incluyen la seguridad física, empleo, familia, casa.

Si tienes “suerte” o mejor dicho si te esfuerzas lo suficiente y tomas buenas decisiones, puedes llegar a lo alto de la pirámide a lo que Maslow llama Autorrealización, motivación de crecimiento, o «necesidad de ser»[5] en este punto expone Maslow[6] que es la necesidad primordialmente psicológica más elevada de la persona, se coloca en lo más alto porque para llegar a ella se deben tener cubierta por lo menos en gran parte las necesidades de los niveles inferiores, y es a través de la satisfacción de esa necesidad de “SER” que la persona puede justificar su existencia o darle un verdadero sentido válido a su vida expresado mediante el desarrollo potencial de una actividad que recoja o represente de algún modo la superación o satisfacción de dichas necesidades.

En este punto, parece sensato pensar que nuestra “identidad” reposa en este nivel superior, sentirte realizado parece no ser algo sencillo, y pensándolo detenidamente tiene para mi bastante sentido, pero aun así no satisface por completo el concepto filosófico de identidad del ser humano.

Mi autor favorito, Stephen R. Covey[7] pasó décadas desarrollado su teoría de los 7 hábitos de las personas altamente efectivas todo un clásico no sólo del desarrollo personal, sino también del desarrollo del liderazgo personal, durante dos décadas Covey siguió trabajó para refinar estos 7 hábitos aunque muchos pensaron que esa sería una obra que no podía ser superada,  esa obra publicada en 1989 sigue estando vigente hasta nuestros días, en el año 2004 (15 años después de la publicación de los 7 hábitos) Covey lanza su libro el octavo hábito, De la efectividad a la grandeza, Covey luego de su obra más importante tardo otros 15 años en poder formular este nuevo hábito, esta obra apunta hacia el autoconocimiento de nuestras capacidades para lograr el éxito en todo proceso de cambio.identidad-2

En un breve resumen sin ánimo de ser simplista el octavo hábito se expone de manera clara cómo el ser humano tarde o temprano comienza a prestar más atención a esa voz interna, la que durante algún tiempo te hace un llamado, un llamado muy personal y único que en muchas ocasiones tiene poco que ver con nuestro entorno, nuestra crianza, cultura o religión, lo que puede explicar de algún modo el éxito de algunas personas que lo alcanzan en contra de todo pronóstico,  es el encuentro de muchas “casualidades” que terminan en una especie de momento “EUREKA”, donde se tocan, cruzan o traslapan nuestros dones o talentos naturales, la oportunidad o momento justo, la pasión o deseo de dejar una marca duradera (legado), el compromiso con nuestro entorno, (que junto con el legado puede incluir reconocimiento público por nuestra obra) que nos hace sentirnos completos.

He llegado a pensar que el miedo a la muerte, tan natural para muchos tiene que ver con la identidad, una persona que no se siente realizado, que no tiene clara su identidad, que no siente que su paso por este planeta ha sido importante puede sentir que su trabajo no está concluido y por eso el temor de dejar este mundo, ahora si sentir que nos has concluido tu misión asusta, imagina lo que puede sentir una persona que siente que ni siquiera ha encontrado su lugar en la vida, son temas profundos que vale la pena dedicar tiempo a pensar en las respuestas, sin importar que de tanto en tanto  la respuesta no sea la misma.

Hasta la próxima

 

Jimmy Canelones

[1] También conocido como Plutarco de Queronea, fue un historiador, biógrafo y ensayista griego

[2]  Fue un mítico rey de Atenas, hijo de Etra y Egeo, aunque según otra tradición su padre fue

Poseidón,  el dios del mar.

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Demetrio_de_Falero

[4] Pirámide de Maslow: la jerarquía de las necesidades humanas

[5] (being needs o B-needs)

[6] En su obra Una teoría sobre la motivación humana (en inglés,

A Theory of Human Motivation) de 1943

[7] Covey fue el fundador de lo que anteriormente se denominaba «Covey Leadership Center», (Centro Covey de liderazgo) en Salt Lake City, Utah, institución que fue luego adquirida por la compañía FranklinQuest, el 30 de mayo de 1997 convirtiéndose en «FranklinCovey Company», una compañía que ofrece servicios profesionales y cuya especialidad consiste en vender cursos y seminarios de formación para la gestión de negocio, herramientas para aumentar la productividad, así como también la Gestión del Tiempo, tanto para individuos como para organizaciones.

2 opiniones en “Identidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *