Líder Activo

El Poder Limitado del Liderazgo

el poder limitado del liderazgo

La historia del mundo está íntimamente ligada a la de los líderes que lo han forjado, si quieres ver el éxito o fracaso de una sociedad generalmente se comienza estudiando los líderes que lo han dirigido, las grandes historias siempre tienen grandes protagonistas, líderes capaces de dejar una huella imborrable, un legado que los hacen inmortales en nuestra mente, muchos siglos después algunos líderes intentan imitar sus proezas sin darse cuenta que esas proezas realizadas en aquellas épocas era sencillamente lo que se debía hacer para alcanzar los objetivos propuestos con esas realidades históricas, pero que las condiciones y los recursos disponibles incluso las leyes eran distintas por lo cual suena ilógico pretender alcanzar los mismos resultados aplicando las mismas recetas pasadas.

Quizá suena descabellado pero me impresiona ver en la actualidad a lideres modernos usar la imagen de otros líderes para “validar” sus acciones, recuerden que aunque yo lo quisiera así, Liderazgo no siempre significa algo bueno, un Líder puede ser algo nefasto  pero en cierto punto la responsabilidad de sus acciones es y siempre será compartida por todos, por lo cual, ser espectadores pasivos no nos absuelve de la culpa, hay una máxima muy cierta de Alberto Moravia que dice “Curiosamente, los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado”, como seres humanos es normal que nos equivoquemos y ciertamente hay errores que pesan toneladas, pero volviendo a la máxima de Alberto Moravia, ejercer la democracia va mucho más allá de ejercer el voto, la democracia nos da la libertad cuando nos hacemos responsables de lo que nos corresponde, si voto por alguien debo exigir a esa persona que cumpla con su trabajo, mientras yo hago el mío con calidad dando siempre más de lo que se espera de mi.

La vida no es fácil pero si es simple, si quieres ser exitoso trabaja, pero no más duro, trabaja más inteligentemente, ten presente tu poder en la sociedad, no lo minimices, entiéndelo y hazlo valer, tengo más de una década ayudando a las personas a mejorar como líderes y ¿Saben cómo comienzo a ayudar a las personas a ser mejores líderes?, los enseño primero cómo ser un buen seguidor.

Aplico la analogía que se usa para aprender a dar órdenes (cómo jefe), lo primero que debes hacer para aprender a dar órdenes es saber cómo cumplir órdenes efectivamente. Conozco docenas de personas que quieren mandar, quieren tomar decisiones delicadas pero piensan que eso viene de la nada, no les gusta seguir instrucciones y siempre contradicen las órdenes dadas por sus superiores jerárquicos sin ninguna base de peso que los respalde, y estas son precisamente las mismas personas que cuando tienen el nivel jerárquico pretenden que todo el mundo obedezca sin el más mínimo cuestionamiento, no me mal interpreten, no soy ni nunca he sido una persona sumisa, creo en la rebeldía, pero en una rebeldía con una causa justa y clara, nunca he tomado la posición de estar en desacuerdo por el puro placer de estarlo, la madurez implica aceptar aquellas cosas que aunque no me agradan no tengo sólidos argumentos necesarios para refutarlo, y una vez que acepto tus argumentos doy lo mejor de mí para alcanzar los objetivos que me han planteado.

Ser un buen seguidor tiene un impacto sorprendente en los lideres, si cómo seguidor tengo claro lo que debo hacer, puedo de alguna manera conducir a los lideres superiores por el camino correcto, el Líder tiene la visión saben hacia donde debemos ir, traza la ruta y conduce el barco, pero los seguidores son los navegantes, los que están viendo el terreno de cerca, los que están pendientes de los instrumentos de los insumos y están más cerca de la ruta, de la acción, son ellos los que cuando sea necesario deben indicarle al líder que es momento de cambiar un poco la dirección para evitar una colisión o incluso un desastre, ¿Dónde estaba el capitán del Titanic cuando este choco con el iceberg?, el capitán se había retirado a descansar a su camarote, al igual que el segundo y tercer oficial. En aquel momento al mando del barco se encontraba el primer oficial William Murdoch, si la tripulación no hubiera cometido un pequeño error se hubiera evitado la gran tragedia.

Cuando el capitán Smith mando a llevar al Titanic a su máxima velocidad para llegar a New York antes de la fecha esperada para conseguir algo de “fama” la mayoría de la tripulación sabia que la noche iba a ser nublada y con peligro de hielo, algunos lo informaron pero el Capitán insistió y ellos obedecieron. ¿Qué hubiera pasado si los “seguidores” sabiendo el riesgo no hubieran permitido ese acto de irresponsabilidad y egocentrismo del Capitán? – Seguramente entendió el punto, el Líder del barco (el Capitán Smith) no hubiera podido maniobrar el barco él sólo, necesitaba de su equipo para hacerlo,  me parece injusto que se recuerde al Capitán Smith como el único responsable, es el mayor responsable, y así lo entendió él, al punto que aún pudiendo salvarse no lo hizo y se hundió con su barco, pero en ocasiones asumir toda la responsabilidad no basta, para hacerlo se necesita coraje que no todas las personas la tienen, pero si usted como Líder comete un terrible error y por su culpa se pierden cientos de empleos, dar la cara y renunciar a su cargo no minimiza el impacto de las familias que quedarán desempleados por su culpa, en última instancia su renuncia puede ser más por pena y orgullo que la solución ante semejante error, para mí esa terrible responsabilidad debe ser compartida entre la tripulación que estaba en el puente al momento de aumentar la velocidad y todo aquel que manejaba la información de las condiciones de navegación que afrontaría la nave.

Sueño con un mundo donde tengamos la madurez de aceptar siempre nuestra responsabilidad por nuestras acciones, cada día estamos más condicionados a buscar culpables y a crear más escusas que dar la cara y asumir la parte de la responsabilidad que nos toca, insisto no creo en los héroes sacrificados que siempre asumen las culpas de otros, para mí un líder no tiene nada de especial si su equipo siempre comete errores y el siempre “da la cara” y asume la plena responsabilidad, lejos de ser algo bueno, estamos dando pie para que nuestros colaboradores no aprendan a ser personas responsables, si no sienten la presión de la responsabilidad de sus actos no tendrán motivos para mejorar, es como los padres que sobreprotegen a los hijos, los están criando para vivir en un mundo que no existe, sin entender que no estarán su lado para protegerlos siempre, muchas “buenas acciones” generan más daño de lo que creemos.

Nosotros somos los que les damos a los Líderes su posición, por ende somos nosotros los que podemos también quitarlos de su puesto, el liderazgo se debe ganar, pero no un día, el liderazgo se debe ganar día a día, es el momento de madurar y abrir los ojos, no esperemos que una sola persona o un grupo reducido tome todas las decisiones que conducirán sus vidas, tomen acción, vean como está el mundo, es más que evidente que los que están dirigiendo el planeta hoy en día no lo están haciendo bien, y aunque nos duela la culpa es nuestra, las decisiones más importantes las tomamos nosotros, es simple y les doy ejemplos.

En una empresa mientras más bajo es el nivel del empleado, más supervisión necesita y menos cuidado tengo al realizar mi labor, si la empresa está mal, no siento que sea mi responsabilidad mejorar la situación, eso se lo dejo al Presidente o  a la Junta Directiva yo sólo hago mi trabajo, y ¿Qué pasa si la Junta Directiva no puede y la empresa cierra?, ¿No me perjudica?

Mi país está mal, la economía está quebrada, no hay producción, la delincuencia esta desatada, ¿De quién es la culpa?, seguramente del Gobierno y sus malas decisiones, pero ¿Quién voto por ese gobierno?, pues la mayoría de los ciudadanos, quizá usted no lo hizo, usted voto por otro, aún así vivimos en una sociedad y todos tenemos responsabilidad en el asunto, está claro que de la cadena de responsables debemos hacer una distinción, el primer responsable es el Gobierno, luego están los ciudadanos que votaron por ese gobierno, luego están los ciudadanos apáticos que no votaron y por último los que votaron por otra opción, como sea, siempre hay algo de responsabilidad en nosotros y esa parte que nos corresponde debemos asumirla con madurez y con miras al beneficio de todos.

Decir no es mi culpa no soluciona las cosas, y si lo que sucede nos afecta a todos, el no es mi culpa no soluciona nada, quizá suena como de idealistas, pero precisamente ser idealista es ser capaz de asumir responsabilidades más allá de las que la sociedad nos demanda, incluso más allá de las que en teoría están en mis manos.

He llegado a la conclusión y lo he dicho en varios artículos, el tiempo de los grandes líderes “famosos” ha pasado, el liderazgo hoy en día es un liderazgo compartido y situacional, debemos prepararnos para asumir el liderazgo cuando la situación lo amerita y saber cuándo apartarnos para que otros tomen las riendas, el egoísmo por el poder nos está hundiendo a todos y aún dándonos cuenta seguimos luchando por el poder, y me pregunto, ¿De qué sirve llegar al poder si no se qué hacer con él?, el egoísmo, el egocentrismo y la apatía nos está llevando por mal camino, nuestra misión URGENTE es comenzar a influir positivamente en nuestro entorno, entender hasta dónde puedo influir y hacer algo positivo por los demás, desde tu puesto de trabajo, desde tu comunidad el impacto es enorme créanme pero hay que dar el primer paso, te invito a que comiences desde tu puesto de trabajo, entiendo bien tu rol dentro de la Organización, por qué haces lo que haces, cómo puedes hacerlo mejor, cómo tu trabajo influye el trabajo de otros y comienza a mejorar y a ayudar a los otros a mejorar, en muy poco tiempo veremos el cambio.

Hasta la próxima

Jimmy Canelones

@jimmycanelones / @LíderActivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *