Líder Activo

El día del Niño

young-children

Hoy es el día del niño, me gustaría felicitar tanto a los niños en su día como a sus padres que tienen en sus  manos la tarea más difícil del mundo, formar a los dueños y responsables del futuro del planeta, tristemente a nivel mundial son más las noticias desalentadoras en relación a la proyección de lo que nos espera en el futuro que lo que deseamos para nuestros hijos, pero la triste realidad es que todos somos responsables de lo que está pasando en el mundo en relación con la pérdida de los valores, el incremento de la violencia, el descontrol de las niñas madres, el inicio descontrolados de la vida sexual de los jóvenes, la falta de atención y cuidado por parte de los padres, descontrol total de los contenidos en la televisión, la baja considerable de la calidad educativa, la falta de compromiso en general pareciera poner un tono gris o más bien negro ese futuro que le dejaremos a nuestros hijos.

Fíjense lo que veo que ocurre, nos preocupa el futuro de nuestros hijos, nos mortifica lo que le dejaremos a ellos en el futuro y esa es sólo la primera trampa en la que estamos cayendo y  cada día son más las personas que se suman a este problema, les explico cómo, la preocupación del futuro de sus hijos se está centrando mayoritariamente en cuantas cosas materiales les voy a dejar a mis hijos para que estén “seguros” cuando yo no esté con ellos, bien eso es noble pero créame que no es lo más importante, la fijación por acumular una buena herencia para mis hijos está descuidando las cosas más importantes como por ejemplo la educación que nuestros niños están recibiendo y antes que me diga que usted hace el sacrificio para que sus hijos estudien en “buenos” colegios o por los menos en los más costosos le digo algo, eso no le da la mínima garantía de que sus hijos están obteniendo una buena educación.

Si quiere comprobar lo que digo solo respóndase las siguientes preguntas, por ejemplo, cuánto tiempo le dedica usted a sus hijo para ver, revisar, leer y conversar con sus ellos en relación a la educación del colegio, es decir, cada cuanto usted revisa los apuntes de sus hijos para ver la calidad de la enseñanza, ¿conoce el plan de evaluación?, ¿Conoce a los docentes que están influyendo en ellos?, y conocer me refiero a ir más allá de presentarse el día de la inscripción, es hablar periódicamente para ver que tan preparados están esos docentes y que tanto cumplen el plan de estudios, que tanto aportan ellos al desarrollo de la creatividad de nuestros niños, que valores tienen esos docentes y que tanto se parecen sus valores a los nuestros, ¿le parece que exagero?.

Usted seguramente es un buen profesional y si lo es estoy completamente seguro que todo lo que le dije en el párrafo anterior si lo hace en su oficina con sus empleados, está al tanto de lo que ocurre en su compañía, seguramente busca maneras de mejorar su trabajo, de hacerlo mejor con más calidad, más rentable, ¿Por qué? Porque estamos comprometidos con eso. ¿No deberíamos también comprometernos con nosotros mismos y con nuestras familias?

Que les parece cambiar de paradigma por una semana y ve que tal le va, le propongo abandonar por una semana el paradigma ¿Qué futuro le voy a dejar a mis hijos? Y comience a trabajar en función es este nuevo paradigma, ¿Qué hijos le voy a dejar al futuro? Trabajar, es más, vivir con este nuevo paradigma le hará cambiar la manera de pensar en relación a como está viviendo actualmente y de cómo esta criando a sus hijos para el futuro.

Sólo piense un poco en el presente, ¿Cómo estamos?, ¿Cómo está la juventud?, en  términos de educación, VALORES, respeto, compromiso, creatividad, compare generaciones y simplemente vea que ha logrado cada generación y se dará cuenta que aún y cuando cada generación ha logrado mejoras significativas en cosas importantes como la tecnología, también es cierto que hemos crecido también en otras cosas tales como violencia sólo por nombrar uno, ahora vea a sus hijos y pregúntese sinceramente, que valores quiero que tengan mis hijos, tome papel y lápiz y anótelo, luego que lo anote léalos en voz alta y diga cuales de esos valores ya están inculcados en sus hijo el día de hoy, qué estoy haciendo de manera consiente para que ellos adopten como suyos esos valores, ¿Soy yo el ejemplo viviente de esos valores?, porque una cosa es decirle a mis hijos por ejemplo, hijo debes respetar las leyes de tú país para que seas un buen ciudadano y justo terminando de decir estas palabras te estás pasando una luz roja  o haciendo un cruce prohibido o más simple terminas la conversación con tu hijo para atender una llamada “importante” mientras conduces. Ciertamente el ejemplo vale más que las palabras, otro ejemplo común que observo en los padres es tratar de inculcar en los hijos el valor de estudiar, y sus hijos jamás lo ven a usted estudiando, y más de un amigo me ha dicho, si Jimmy pero yo ya me gradué hace tiempo y tengo mi profesión antes que fuera padre ya el ejemplo lo di ahí está el título colgado en la pared, y les respondo, ajá bueno eso no sirve, en mi caso lo tengo claro un líder nunca deja de crecer, crece cada día, no creen que sería un tremendo ejemplo a seguir para un niño ver a sus padres estudiando todos los días, no importa si están inscritos o no en alguna Universidad para estudiar solo necesitas dos cosas, voluntad y un libro, imagina lo que recibe un niño que ve ese ejemplo de compromiso con el desarrollo y que si adicionalmente va a visitar a sus abuelos y ve a su abuelo leyendo sin importar que lleva una década jubilado, les garantizo que ese ejemplo es de los que no se olvida y motivan a la acción, comiencen desde hoy a compartir mucho más con sus hijos, comprométase activamente en su educación y así formaremos a los líderes que el futuro reclama.

Hasta la próxima

Jimmy Canelones

@jimmycanelones

@LiderActivo

Etiquetado en:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *