Líder Activo

¿Carácter, personalidad o simpatía?

¿Sabe usted cuál es la diferencia entre el Carácter, la Personalidad y la simpatía?, Algunas personas los usan como términos análogos o sinónimos, pero existe una pequeña diferencia que mientras más atención le preste más grande se hacen dichas diferencias, Stephen Covey (1989) habla en relación a un estudio que el realizó sobre la literatura del éxito a partir de 1776, El comenta que durante los primeros 150 años de ese estudio (entre 1776 y 1926 aproximadamente), la esencia de esos escritos daba una enorme importancia a la ética del Carácter, esta ética del Carácter hablaba de la importancia de cosas como, la integridad, la humildad, la fidelidad, la mesura, el valor, la justicia, la paciencia, el esfuerzo, la simplicidad, la modestia y “la regla de oro”, esta ética del carácter es básicamente, la descripción clara de los esfuerzos de un hombre (Líder) para vivir una vida de efectividad y que una persona que desee vivir una vida verdaderamente feliz y cuya felicidad sea duradera debe integrar estos principios a su Carácter básico.

Posterior a 1926 se observa un vuelco total, una especie de revolución que llevo a la ética del Carácter a un segundo plano para ir dando paso a algo más novedoso que Covey denominó la ética de la Personalidad, lo cual llevó la percepción del éxito a ser una función de la personalidad o de la imagen pública, de actitudes, conductas, habilidades y técnicas que lubrican los procesos de interacción humana, este nuevo sistema basado en la personalidad y no en el carácter en términos muy generales tomo dos grandes vertientes, una de ellas es la de las técnicas de relaciones públicas y humanas y la otra la llamada la Actitud Mental Positiva (AMP), las discusiones comienzan con algunos enfoques de estas vertientes que eran claramente manipuladoras, incluso falaces; el hecho de animar al uso de técnicas para conseguir gustar a las demás personas, o fingir un interés por los demás para obtener algún beneficio por pequeño que sea es sin duda un acto de manipulación que nada tiene que ver con el Liderazgo real.

Algo muy curioso de esto es que en mucha de esta nueva literatura de la ética de la personalidad reconocen la importancia del carácter en el proceso de éxito en las personas pero rápidamente lo relegan porque trabajar en la personalidad es mucho más rápido que trabajar en el Carácter, si aún no ve la diferencia entre estos dos conceptos observe lo siguiente.

Cuando usted trabaja en su carácter toma decisiones en función de convertir su vida en algo valioso para la humanidad y lo hace para sentirse bien con usted mismo, cuando trabajamos en nuestra personalidad trabajamos en función de sentirnos bien con los demás, esta es la razón fundamental por la que personas con problemas de mal carácter que les cuesta relacionarse con los demás deciden trabajar en su personalidad, seguramente obtiene algún resultado a corto plazo beneficioso, pero, ¿cuánto duran esos beneficios?, yo particularmente he visto este tipo de cambios muchísimas veces, he escuchado a personas decir; ¡Oh por Dios, viste a Pedro como ha cambiado, es otra persona!, pero al poco tiempo escucho a la misma persona decir, ¡Bueno, no duro mucho el nuevo Pedro!, la razón fundamental es que trabajar solamente en la personalidad es como remodelar una casa vieja usando solamente pintura, usted por fuera la vera muy bonita pero al entrar a ella, la humedad le hará saber que su aspecto superficial no refleja lo que está ocurriendo en el interior (las bases de la casa).

Existen ejemplos mucho más marcados (y para mi hasta preocupantes) de esta conducta basada en la personalidad, ¿Conoce usted a algún vendedor carismático capaz de vender lo que sea?, hace un par de años conocí a un vendedor estrella, el pertenecía a una empresa de tecnología que contaba con seis vendedores, todos ellos vendían muy bien superaban las metas que la gerencia les imponía, pero uno de ellos era capaz de vender hasta diez veces más que la suma de sus otros cinco compañeros, su carácter era tan pesado que incluso el simple hecho de saludarlo era un riesgo para la salud mental de cualquier persona, esto llamo mucho mi atención al punto de preguntarle a los demás vendedores como lograban esos resultados con esa actitud algunas veces tan grosera, pero nadie me pudo dar respuestas.

Un día reunido en la oficina de uno de nuestros clientes pude ver con mis propios ojos a este vendedor en acción y era una persona totalmente distinta, al entrar a las oficinas del cliente su rostro cambiaba, era amable, jovial, y todos corrían para saludar a este personaje, incluso cuando me vio, me saludo con mucho entusiasmo y me presento con todos los de la oficina, no solo eso, hablo de mi como si me conociera de toda da la vida y les explico que yo era según él una de las personas más importantes e influyentes de la Organización, les voy a ser sincero, me hizo sentir muy bien de hecho ese día me fue de lo mejor y realmente me sentía en mi Organización tal cual como el me había descrito delante de esos desconocidos, la cuestión fue que al día siguiente cuando lo vi en la oficina mi entusiasta saludo fue contestado con un pequeño y casi imperceptible movimiento de cabeza.

Mi estado de ánimo no quedó como el del día anterior, yo por supuesto no pude simplemente dejarlo pasar, entre a su oficina tome una silla y simplemente le dije, realmente necesito que me expliques que paso ayer. Su respuesta fue sencilla, me dijo ayer estaba vendiendo hoy no, luego con algo de esfuerzo logre que me diera un poco más de información, me contó de los cursos de ventas que había realizado y los libros que había leído, claro está compre dos de esos libros y los leí para entender un poco más, en ese preciso momento fue que entendí las palabras de Covey y supe la verdadera diferencia entre el Carácter y la Personalidad, él había aprendido una buena cantidad de técnicas para agradar a las personas pero no para agradarse a si mismo.

Lo que más me asombra es que en la actualidad pareciera venir un nuevo cambio y la ética de la personalidad parece que puede ser sustituida por algo que yo llamo la ética de la simpatía, el movimiento de las redes sociales de alguna manera ha obligado a muchas personas a convertirse en personas simpáticas para tener más amigos, siendo esto algo netamente cosmético. Los nuevos Líderes, aquellos que en la actualidad se están preparando para asumir posiciones de Liderazgo deberán tomar una decisión de suma importancia en sus vidas y determinar si desean trabajar en su Carácter, en su Personalidad o en la Simpatía.

Algunas personas que trabajaron en su personalidad, al ver los resultados positivos continuaron trabajando para mantener dicha “nueva personalidad” hasta lograr integrarla a su Carácter, la pregunta es, ¿Las personas que aprendan a ser simpáticos, lo harán parte de su personalidad y llegarán a integrarlo a su Carácter?

Hasta la Próxima

Jimmy Canelones                                                                                           ..-. .. -.

@jimmycanelones

@LiderActivo

4 opiniones en “¿Carácter, personalidad o simpatía?

  1. Romy

    Saludos. Excelente artículo. Acabo de identificarme , a mi me cuesta a veces ser simpática y agradar a la gente, y de hecho , la manera en que a veces lo logro son técnicas aprendidas en libros como “Como ganar amigos e influir sobre las personas ,de Dale Carnegie”, o libros de Maxcwell,pero no porque mi carácter sea auténticamente agradable desde un principio. Me gustaría cambiar esto.

    1. Jimmy Canelones

      Hola Romy, gracias por tu comentario, nombras a dos grandes autores, Dale Carnegie es denominado en los Estados Unidos el Gurú de las relaciones interpersonales el libro “Como ganar amigos e influir sobre las personas” es un verdadero clásico, en el caso de John C. Maxwell es uno de los expertos más reconocidos en el área del Liderazgo dos de sus obras Cómo ganarse a la gente y 25 maneras de ganarse a las personas son sin duda de mucha utilidad para las personas que deseen iniciarse en el mundo del liderazgo, estos dos autores y sus respectivas obras entran dentro de la literatura que Covey engloba en la ética del carácter ya que estos autores en el fondo buscan integrar estas técnicas como parte del carácter de las personas y no para que sean usadas como algo cosmético o de uso temporal o de conveniencia, es convertirse en la clase de persona que otros desean seguir o simplemente estar cerca de esa persona, ese trabajo se verá reflejada en tu nueva personalidad y claro esta te hará una persona más efectiva, si no has leído a Covey y sus 7 hábitos de las personas altamente efectivas te lo recomiendo ampliamente al igual que los libros de John C. Maxwell, una vez más gracias por tú participación.
      Jimmy Canelones

  2. ANA SCHWARZ

    Hola Jimmy, tu artículo es muy interesante y sobre todo muy completo. Dá una clara idea de lo que hoy es importante en las organizaciones en su afán por desarrollar profesionistas exitosos que representen los valores de las empresas.
    Las tres características mencionadas entre los ejecutivos, políticos etc, son el resultado de estudios y entrenamientos que tiene sus fines establecidos. La realidad es que los seres humanos construimos nuestra personalidad basándonos en dos principales aspectos: el temperamento y el carácter.
    Desde pequeños el temperamento se muestra como parte de nuestra herencia genética y es imposible de modificar. En el proceso de socialización el ser humano aprendemos a controlar nuestro temperamento con condiciones de vida en sociedad. Por otro lado el carácter se forja, pues ese control que vamos desarrollando sobre nuestros impulsos innatos, más todas las habilidades sociales que adquirimos con la práctica, algunos muchas y otros pocas, nos van creando una identidad personal que a fin de cuentas llamamos personalidad.
    Tu compañero de trabajo se entrenó para manejar una conducta aprendida y útil para su trabajo; más el continuó siendo como es y será siempre, pues esa es su personalidad, por ello al concluir su actuación, el regresa a ser el mismo de siempre.
    Este es un tema importante y te felicito por haberlo compartido con tus seguidores de Twitter.
    Saludos.

    1. Jimmy Canelones

      Muchísimas gracias por tu participación Ana muy acertadas tus afirmaciones como siempre, por un momento pensé en incluir el temperamento dentro de este artículo pero el temperamento como componente importante de la conducta de las personas considero necesita varios artículos para discutirlo por ser tan difícil y complicado, comparto la naturaleza a veces hereditaria del temperamento y lo difícil (imposible en algunos casos) de “mejorarlo” pero más que genético particularmente creo que muchos de esos temperamentos explosivos son más el producto del determinismo genético (heredado de los padres pero por imitación y condicionamiento) que como condición innata de las personas, considero que sin importar realmente la condiciones de temperamento y carácter de nacimiento de las personas todos tenemos la capacidad de mejorar (cambiar) lo que nosotros realmente deseamos, la cuestión es si somos capaces de pagar el precio (muy elevado en ocasiones) de integrar verdaderamente esos cambios a nuestro carácter o personalidad.

      Por otro lado me parece muy interesante al inicio cuando comentas sobre el afán de las Organizaciones por desarrollar profesionales éxitos ya que ese afán es el que de alguna manera ha impulsado la creación de esas técnicas o recetas mágicas que transforman a una persona tímida o incapaz de interrelacionarse con otros en un vendedor estrella con un carisma desbordante pero que dichos resultados no son lo suficientemente convincentes como para que las personas vivan en función de ese nuevo yo, lo cual da como resultado lo que dices de mi compañero que una vez que realiza su trabajo vuelve a ser el mismo de siempre, muy acertado, nuevamente gracias Ana,

      Saludos

      Jimmy Canelones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *