Líder Activo

Un día Terrible, ¡Gracias a Dios!

Un día terrible 123

Hace unos días hable por teléfono con un amigo para consultarle algo, apenas me contesto no me dejo ni hablar y comenzó a desahogarse la conversación comenzó algo así  “…Me acosté tarde anoche, tenía tantas cosas por pensar y por hacer, que entre unas y otras termine acostándome tres horas más tarde de lo normal, esa noche hubo un problema eléctrico en la ciudad y la electricidad se fue por un par de horas, claro al llegar la luz (estando dormido) el despertador se reinició y  no sonó a la hora de costumbre, como me había acostado tarde y estaba muy cansado me levante tarde, tenía una reunión temprano muy importante y no llegaría puntualmente como acostumbro, me enorgullece decir que siempre soy puntual, es una de mis fortalezas y deseo mantener mi record pero seguramente no sería así el día de hoy.

Me levanto apurado con sobresalto, cuando llego al baño me doy cuenta que me acosté tan cansado que me quede dormido casi de inmediato pero se me olvido un pequeño detalle, estaba comiendo chicle y ¿Dónde crees que terminó el chicle?, -¡En tu cabello! –   ¡EXACTO! en mi cabello, eso realmente será algo que me quitará mucho tiempo pensé, me meto en la ducha y ¡Bingo!, no hay agua, claro al irse la luz la bomba del edificio se apaga y el incompetente desconsiderado que debe volver a encenderla seguramente no le importa que yo llegue tarde a mi importante reunión, tengo que salir del baño apurado para prender la  bomba del tanque que tengo en mi apartamento, afortunadamente soy precavido y tengo mi propio tanque pequeño para estas ocasiones.

Llego a la terraza para prender la bomba y… ¡Rayos! La bomba no enciende, seguramente tengo tanto tiempo que no la prendo que se daño, ni modo, busque un tobo lo lleno de agua para bañarme rápidamente, lleno el tobo y que crees, el tobo que casi no uso está roto y me doy cuenta en el baño, el reguero de agua por toda la casa es increíble ¿Cómo una pequeña grieta en un tobo de 15 litros puede hacer semejante desastre?

Me baño con agua muy fría, cosa que no me gusta mucho, salgo del baño, me dispongo a hacer mi desayuno, mientras se cocina me pongo a limpiar el desastre de agua, lo limpio, busco que ponerme, me doy cuenta que no tengo nada planchado, busco algo, me pongo a planchar la camisa, me doy cuenta que la cocina sigue prendida, corro a la cocina a ver el desayuno, se quemo, me molesto, digo cosas, monto otro desayuno, esta vez a fuego lento, vuelvo a la plancha, sigo planchando, me visto, voy a la cocina se tarda mucho, claro la llama está muy baja,  le subo un poco, me preparo un café, me queda muy bueno, ALELUYA algo bueno, casi, el café lo coloque muy cerca de la orilla de la mesa, la tasa se voltea y me ensucia la ropa. Me paro molesto guardo el desayuno en una bolsa para llevar, busco otra ropa, la plancho, me visto como un trueno y salgo de la casa apuradísimo.

Llego al carro y arranco “…rápido y furioso…”, llego al portón y no funciona, claro al irse la luz lo colocan para abrir manualmente, el irresponsable de la bomba tampoco conecto el portón, lo abro y me ensucio las manos y también un poco la camisa, ahora si salí del edificio y a tan sólo a una cuadra el trafico me hace pensar en lo tarde que llegaré a la oficina, saco mi celular para llamar a la oficina y notificar que llegaré tarde, cuando lo saco esta apagado no tiene batería, toda las noches lo pongo a cargar pero el enchufe donde lo cargo está conectado a un regulador de voltaje que cuando se va la luz se apaga para evitar el pico eléctrico cuando la luz regresa, bingo atascado en el trafico sin poder notificar a la oficina que llegaré tarde.

Dos horas más tardes (casi tres horas de retardo) llego a la oficina, al llegar, la reunión se pospuso, las personas que venían a la reunión no pudieron llegar por la cola (la misma donde yo estaba), bueno me dispongo a desayunar y ¿Qué crees?, deje la bolsa con el desayuno en la casa, respiro profundo, bajo a comprar desayuno como es tarde no hay nada de las cosas que me gustan, no tengo otra opción que comer un desayuno de panquecas con sirope de algo, no esta tan mal, de hecho me gusto, por fin me siento en mi puesto a tratar de conectarme con los quehaceres pendientes, mi secretaria que me ve un poco acelerado, me pregunta, ¿Se tomo su pastilla de la tensión?, y no, se me olvido tomarla en casa, lo hago junto con el desayuno, pero se me olvido, tomo una de mi gaveta del escritorio y continuo con mi trabajo.

Día ajetreado, muchos papeles, muchas cosas pendientes, al medio día no tenía hambre, desayune muy tarde, así que sigo adelantando las cosas pendientes, así que aquí estoy ya me está dando hambre y si no como seguro me dolerá la cabeza para ponerle el toque final a mi día,  ¿Qué te parece mi día?

Bueno, le dije, yo tampoco he comido y tengo hambre que tal si comemos juntos y te cuento que me parece tu día, así que fuimos  a comer.

Llegamos a un lugar de comida rápida, no hay casi nada (situación económica en Venezuela), así que decidimos comer comida de verdad, vamos a un restaurant y entre saludos y ponernos al día, por supuesto que le comento como había sido mi día, un poco normal, es más creo que hasta aburrido si lo comparaba con el de él, me escuchó atentamente durante unos pocos minutos, hasta que me interrumpió y me dijo “Entonces, ¿Qué opinas de mi día?” (Seguramente sintió que lo mío eran tonterías comparado con el Horror de su mañana).

Le sonreí y le dije, “Maravilloso” me parece que es uno de los mejores días de tu vida, se rio y me dijo Ok, creo que luego de oír eso, necesito escuchar la explicación, y esto  fue lo que le respondí.

  1. Eres afortunado, porque una de cada 5 personas según la AEI[1] no tienen acceso a ninguna fuente comercial de energía, sabias que la leña, hoy en día proporciona el 20% de toda la energía en Asia y América Latina, y el 50% de la de África[2].
  2. El hecho que el chicle terminara el tu cabello lo primero que significa es que aún tienes cabello, a tu edad el 40.7%[3] de los hombre ya están calvos o próximos a estarlo, es la preocupación de casi el 80% de los hombres, seguramente quitarte un chicle de un cráneo sin cabello sería mucho más fácil, sin contar que ahorrarías en shampoo y todo lo demás, pero seguramente sigues prefiriendo tener cabello abundante aún después del chicle.
  3. Ni hablar de lo horrible de bañarse con un tobo de agua fría, pero 900[4] Millones de personas estarían un millón de veces más felices que tú sí sólo pudieran darse un baño con agua limpia una vez por semana.
  4. Tuviste que hacer el desayuno dos veces y se te quedo en la casa, que cosa tan desagradable, te toco bajar a comprar otro desayuno, bueno más de 842 Millones de personas no tienen suficiente para comer, tú técnicamente tuviste acceso hoy a tres desayunos, uno quemado, otro olvidado y el tercero lo compraste con dinero que tenias en tu cuenta, es decir, no pediste prestado para comprarlo, y ahorita vamos a comer nuevamente y muy seguramente hoy cenaremos algo antes de dormir.
  5. Al salir tarde para la oficina pasaste unas dos horas en cola, muy fastidiosas me imagino, yo paso un tiempo similar al día en cola, pero nosotros la pasamos en nuestro auto con aire acondicionado, escuchando música, o viendo videos en el equipo del auto (Si tienes DVD instalado claro), el 80% de las personas lo hacen en transporte público, que en nuestro país es terrible.
  6. En tu oficina, tu secretaria te recordó que te tomaras la pastilla de la tensión, yo también sufro de la tensión y gracias a Dios puedo al igual que tú comprar el medicamento, y aquí hay dos cosas grandiosas la primera es que llegas a tu trabajo, en el mundo según la OIT[5] hay más de 200[6] millones de desempleados, los datos sobre cuántas personas tienen acceso a sus medicamentos no lo tengo, pero te aseguro que es igual de triste, hace tiempo leí que el abastecimiento de medicamentos cotidianos a nivel mundial es sólo del 34%.

Le dije un par de cosas más y luego riendo me dijo, “mensaje captado” y continuamos nuestra comida de manera normal.

Muchas veces estamos tan absortos en nuestro día a día viviendo a tal velocidad que no nos permitimos el tiempo para aprender las increíbles enseñanzas que están a nuestro alcance, no se trata de sentirse mal por nuestra “Buena suerte” porque lo que usted tiene, seguramente lo tienen por merito, por su esfuerzo y porque no, por un poco de suerte, pero no somos los culpables directos de las cosas malas que ocurren en el mundo, pero sí podemos ser conscientes de cómo esta nuestro entorno y aportar lo mejor de nosotros para beneficio de todos, y claro está, quejarnos menos de pequeñeces y ocuparnos en aquellas cosas que están en nuestras manos, acuérdate siempre del principio 90/10 de Covey[7] 10 % tiene que ver con lo que te pasa, pero 90% tiene que ver con la actitud que asumes con lo que te pasa.

Ese mismo día en la noche me llamo mi amigo y me dijo, Jimmy llegue a casa, todo tranquilo, gracias por el almuerzo (yo lo invite esta vez, el había pagado la última vez que comimos) ahora estoy calentando el desayuno para cenar, y sabes algo, el irresponsable que le toca prender la bomba de agua del edificio (el conserje) no prendió la bomba porque estaba despierto cuando no había luz y salió para estar pendiente de la reja del estacionamiento porque sabe que algunos vecinos llegan tarde cerca de la hora que se fue la luz y quería estar pendiente para abrirles el portón manualmente, al llegar una vecina él le abrió la puerta y unos delincuentes venían siguiéndola y al perecer lo hirieron, vino la policía y a él se lo llevaron a un hospital, está fuera de peligro, pero no es un irresponsable, de hecho siempre hace más de lo que le corresponde. Luego de cenar bajare a ver como esta y a ponerme a la orden para ayudarlo, no te niego que me siento mal, mi actitud en ocasiones es de idiotas, pero afortunadamente nunca es tarde para ser mejores.

Conversamos un rato más y luego colgó, pensemos cuantas veces al día tenemos la oportunidad de ser  mejores personas y cuántas de ellas las dejamos pasar, recuerda siempre, la vida te hará repetir las experiencias una y mil veces hasta que aprendas la lección, así que mientras más rápido, mejor, aprenderás primero, con menos traumas y tendrás la oportunidad de aprender más cosas.

Hasta la próxima.

Jimmy Canelones

[1] Agencia Internacional de Energía que realiza estudios para la Organización de Naciones Unidas (ONU)

[2] http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/09/24/una-de-cada-cinco-personas-viven-sin-electricidad-en-el-mundo-otros-la-derrochan/#.VNJM7Z3F8uc

[3] http://salud.kioskea.net/faq/3674-como-prevenir-la-calvicie

[4] http://www.elmundo.es/elmundo/2010/03/15/solidaridad/1268666139.html

[5] Organización Internacional del trabajo

[6] http://dinero.univision.com/economia-y-negocios/noticias-economicas/article/2014-01-21/el-desempleo-en-el-mundo-aumento-en-5-millones-de-persona-en-2013

[7] http://lideractivo.com.ve/?p=145

2 opiniones en “Un día Terrible, ¡Gracias a Dios!

    1. Jimmy Autor

      Gracias Robert, nos hemos dado cuenta que necesitamos siempre recordar lo afortunado que somos y muchas veces el apuro por vivir más rápido no nos permite vivír mejor, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *