Líder Activo

¿SOY BUENO O MALO?

Tenía tiempo sin escribir artículos, estaba reinventándome para continuar con nuevos proyectos y buscar la manera de poder influir de más positiva a un mayor número de personas, sigo convencido que el desarrollo del Liderazgo es una de las vías más seguras para mejorar enormemente este hermoso planeta, así que viendo un poco como esta en general el mundo, concluyo que estamos perdiendo muchas cosas importantes, cosas sumamente valiosas, valores positivos como por ejemplo  la educación me refiero a la que viene de casa, no la académica, que como escribí en otro artículo está sufriendo un proceso de inflación que creo no tiene nada que ver con el aumento en su  calidad sino más bien con la cantidad de información de poca calidad que estamos manejando, escribo estas líneas para continuar con mi modesto aporte para mejorar en todo aquello que podamos mejorar. El ser humano está destinado a mejorar día a día, minuto a minuto, nuestro proceso de aprendizaje comienza con nuestro nacimiento y termina cuando dejamos de existir.

Escuchaba en estos días a Miguel Ángel Cornejo en una conferencia, el decía, “Estoy convencido de que los buenos somos más que los malos, sólo que los malos hacen algo”, y esto es muy cierto, los malos hacen algo “se destacan”, por ejemplo un delincuente en una año puede robar a 100 personas (estoy plenamente convencido que esta cifra es muy modesta realmente), en pocas palabras, hace algo malo 100 veces en un año, la pregunta que me hago es, de esas 100 personas robadas, ¿Cuántas hacen algo bueno “verdaderamente bueno” por alguien?.

Sólo imaginen que esas 100 personas hicieran algo bueno por 100 personas, mientras 100 fueron robadas por un delincuente en un año, 1.000 se beneficiaron de una buena acción de alguien, esa correlación si haría una diferencia en el mundo.

Ahora bien, si cada día hay más personas malas, ¿Qué está pasando en el mundo que está produciendo tanta maldad?, sin querer ser simplista creo que hay por lo menos dos factores determinantes de esta situación, uno de ellos es que nunca nadie se intereso por esas personas, y la segunda es la falta de educación y aquí si incluyo la educación de casa y la educación que llamaré formal, la que se recibe en los Colegios y Universidades, mientras más personas buenas sigamos haciendo menos cosas “buenas” por los demás y nos encerremos en nosotros mismos, el mundo seguirá engendrando mas maldad, recuerde mientras usted que es bueno se limita a decir, “yo no le hago mal a nadie y solo con esto soy una buen ciudadano, una buena persona”, los malos seguirán haciendo lo suyo y con el tiempo seguramente los malos serán más que los buenos y créanme, ese día ciertamente tendremos serios problemas.

Seguramente alguno se preguntará, sí ok es verdad, pero ¿Qué puedo hacer yo?, la maldad no es mi culpa, bueno Einstein una vez dijo: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”, a que no adivinan, ¿Quiénes son los que se sientan a ver lo que pasa?, Exacto, los buenos.

Dé el primer paso, cómo líder propóngase una meta de ayudar todos los días a alguien, no importa si la conoce o no, importa muchísimo menos si nos agradecen el gesto,  debemos hacer algo bueno todos los días hasta el final de nuestros días, sino el futuro será realmente algo poco agradable para vivir. Recuerdo algo que dijo Winston Churchill en un discurso, “Un ciudadano Inglés que trabaje duro y pague sus impuestos, pero que no haga nada por mejorar a su comunidad, es un ladrón de su tiempo”. Nuestro paso por el planeta no puede quedarse simplemente en eso, un simple paso, debemos trascender nuestra existencia, aprovechar al máximo el tiempo que estemos vivos para mejorar nuestro tiempo.

Para despedirme por el día de hoy quiero dirigirme a los padres, sobre todo a aquellos cuyos hijos están comenzando a vivir, los que están en preescolar o en primaria, dejen de preocuparse en el “mundo que le dejaran a sus hijos” y comiencen a preocuparse en “los hijos que le dejaran al futuro”, porque si seguimos en el afán de dejarles bienes para “asegurarles” un futuro mejor, si no hacemos de nuestros hijos líderes buenos capaces de hacer todos los días cosas buenas por el mundo, cuando crezcan no habrá mundo para disfrutar de la herencia que con tanto trabajo están construyendo para ellos, dedíqueles tiempo, enséñeles valores productivos y hágalo con su ejemplo no sólo con sus palabras, si se da el milagro en poco tiempo viviremos en el mundo que todos deseamos.

Hasta la Próxima.

Jimmy Canelones

@jimmycanelones

@LiderActivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *