Líder Activo

No Soy el perro de Pavlov (Segunda Parte)

En el artículo anterior dejamos pendiente las dos posibles reacciones ante la situación de levantarnos 30 minutos tarde en la mañana, veamos las dos reacciones posibles;

a) Persona Reactiva: Se levantara de mal humor, apurada y con la imagen clara que el trafico esta peor que nunca, se predispone con el jefe pensando en todas las posibles respuestas (Excusas) que tendrá que decir para evitar una sanción, decide no desayunar para ganar algún tiempo y se va corriendo al trabajo.

Posible Resultado: Llegara exaltado al trabajo, la falta de desayuno bajara su rendimiento, durante todo el día estará predispuesto con el jefe y cualquier interacción con el jefe se tomara como tensa en espera del regaño, cualquier queja del jefe que se derive de cualquier tema será tomado como retaliación por la llegada tarde. Saldrá del trabajo con una sensación de pesadez y su nivel de estrés aumentara, perderá el ánimo de hacer alguna otra actividad al terminar la jornada de trabajo y posiblemente no le permita descansar bien en la noche

b) Persona Proactiva: Ve la hora y piensa en las prioridades del día y trata de organizar el día en función a ellas, tomara un desayuno ligero tal vez en el auto, seguirá pensando en cómo reorganizará su agenda para cumplir con toda su agenda, claro está si el retraso realmente lo amerita.

Posible resultado: Llegara al trabajo y comenzará a trabajar, su rendimiento se mantendrá igual o incluso aumentará por tener un plan de acción preconcebido, en la primera interacción con el jefe le comunicará los nuevos planes para cumplir con la agenda y si su jefe tiene alguna observación la tomara en cuenta, porque posiblemente ese otro punto de vista es mejor que el suyo ya que el jefe también tiene la misma intensión que las cosas importantes se lleven a cabo, al final del día si debo realizar otras actividades estaré en la mejor disposición para realizarla.

Ser Proactivo es vivir en función de nuestros valores no en función del entorno, lo cierto es que la mayoría de las personas pierden gran cantidad de tiempo en preocuparse de sucesos que aún no han ocurrido y que según las estadísticas en un 85% de las veces no ocurre el acontecimiento, en pocas palabras el 85% de las veces que nos preocupamos, nos preocupamos en vano.

Otra manera de ver el modelo Estímulo – Respuesta es cuando interactuamos con las personas, ciertamente la manera de ser de algunas personas puede ocasionarnos ciertas molestias incluso solo con su presencia y es en ese momento de molestia es cuando se está manifestando la “Respuesta”, pongamos otro ejemplo;

Usted se levanta temprano para ir a una cita médica, usted pidió permiso en la empresa para ir, no pudo llevar al colegio a su hijo porque no le daría tiempo de llegar puntual, una vez que llega al consultorio se da cuenta que es el primero en llegar, su cita está pautada para las 8:30 de la mañana, a las 09:05 la asistente le informa que el doctor está en una emergencia en el quirófano y no lo podrá atender y su cita le será colocada para otro día.

La persona Reactiva; se molesta, comienza a gritar, insulta a todo el mundo diciendo lo incompetente que son, dice lo ofendido que esta, exige hablar con alguien de mas autoridad, exige que lo compensen de alguna manera, piensa en todo el “sacrificio” que hizo para llegar temprano y lo inútil que fue todo, sale del consultorio molesto y en la cola va alimentando la molestia por perder su tiempo, llega a la oficina tarde y todo su día lo pasa de mal humor. Cuando vuelva a consulta seguramente sentirá como vuelve ese sentimiento de molestia, aún y cuando el doctor la trate muy bien y usted salga perfecto en el chequeo.

La persona Proactiva; hablara con la persona encargada de las citas, tratara de arreglar la cita lo más pronto posible, incluso si no es el médico de cabecera, preguntara si no hay otro doctor que lo atienda para no perder el viaje, se irá a su trabajo y llegara a realizar sus labores (de toda maneras ya había planeado llegar tarde) en su próxima consulta seguramente se sentirá tranquila y el doctor posiblemente le comente sobre su emergencia y la vida seguirá su curso. Usted hace la diferencia, usted toma la decisión.

Hasta la próxima.

Jimmy Canelones

@jimmycanelones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *