Líder Activo

¿La era de la Información?

Me imagino que ha escuchado que estamos en la era de la información, y ciertamente hay muchísima información disponible no sólo en la red sino también en publicaciones como libros, revistas entre otros y la mayoría es de fácil acceso, incluso he mencionado esto en alguno de mis artículos, pero las preguntas que han rondado mi cabeza las últimas semanas son, ¿De qué sirve tanta información?, ¿Es útil tener tanta información disponible?, he leído ya más de un centenar de veces que las personas que “dominen más información” alcanzarán el éxito,  hoy me pregunto, ¿Cuál? Y ¿Cuánta? Información debo “dominar” u obtener para ser “exitoso”.

Cuando hacemos un ejercicio de investigación sobre un tema cualquiera en la red se dará cuenta que googleando una hora podrá encontrar suficiente material de todo tipo, escritos, videos, audios, incluso interactivos para casi cualquier tema como para editar un libro (solo copiando y pegando) pero, ¿Qué calidad tendrá su publicación?.

Limitarnos a pensar que tener información en abundancia es una ventaja, es una trampa peligrosa, del mismo modo creer que seremos unos profesionales muy preparados sólo por navegar y leer toda la información que encontremos en la red sobre nuestra área hace la trampa más peligrosa aún, algunos de ustedes habrá escuchado también la frase, “no creas en la veracidad de lo que veas en la red”, incluso los medios de comunicación en la última década han declinado mucho su credibilidad, hace una década ver algo en algún reportaje de televisión daba mucha credibilidad al tema, pero cada día son más las informaciones que una vez aparecidas en la televisión al poco tiempo descubrimos que es mentira o una verdad a medias, lo más preocupante de todo esto es que la mayoría de los medios que han pasado por estos momentos difíciles no han dado la cara para aclarar o cambiar sus versiones o conceptos sencillamente, pasan la página y continúan.

El tema es sinceramente para reflexionar, sin duda alguna la información es vital para la vida, y el libre acceso a esta es ciertamente un Derecho Humano, en este punto juega un papel fundamental el discernimiento de la persona, Maxwell dice; “Un buen Líder cree solo la mitad de lo que escucha, pero un Líder con Discernimiento sabe cual mitad creer[1].” Cada uno de nosotros es responsable de la información que mete en su cerebro, si nos conformamos con una misma fuente todo el tiempo, nuestra información será parcializada y nuestro pensamiento aunque no lo crea estará siendo conducida a una línea de pensamiento limitada, de que nos sirve tener abundante información “basura” sobre un tema, canalicemos nuestra libertad a la información en una verdadera herramienta de crecimiento, eso sí nos asegura crecimiento,  desarrollar la capacidad de filtrar la información para saber cuando estamos frente a información de calidad y cuando estamos metiendo información basura en nuestro cerebro, en el fondo es relativamente sencillo, la información de calidad por lo general tiene ciertas características que puedes identificar, algunas de estas características son:

•          Claridad en el mensaje

•          Cantidad reducida (esto es corta y concisa)

•          Es fácilmente comprendida

•          Se puede verificar por varias fuentes fácilmente

•          Suelen tener comentarios de apoyo o permite interacción con la fuente

Existen muchas maneras de probar la información que recibimos para decidir cual usaremos y cuáles no, lo importante a la final es aplicar algún filtro y no permitir que la información llegue a nuestro cerebro de manera masiva y sin ningún filtro, recuerde que la información que entra en nuestro cerebro de algún modo puede influir en nosotros y una vez que una idea es plantada en nosotros puede ser difícil sacarla, seamos un poco más responsables con la información que consumimos y ayudemos a generar información de mayor calidad.

Hasta la próxima

Jimmy Canelones

@jimmycanelones

@LiderActivo


[1] John C. Maxwell. Las 21 Cualidades indispensables de un Líder, Ediciones Caribe-Betania ©2000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *