Líder Activo

Dime, te escucho.

En el artículo anterior les hable de la Cuenta Bancaria Emocional (CBE) de Covey, y de cómo ayuda en las relaciones con las personas, me pareció propicio comenzar este artículo usando nuevamente a Covey, esta vez con su quinto (5to) hábito “Procure primero entender, luego ser entendido”, al leer este habito de Covey usted puede pensar que es muy fácil, que es lógico, pero lo cierto es que nosotros como seres humanos nos cuesta muchísimo escuchar, por el contrario nos gusta más hablar que escuchar, las pocas personas que tienen más tendencia a escuchar que hablar son personas que siempre están rodeadas de amigos, las personas las buscan para hablar con ellas, la razón fundamental de esto es que esas personas satisfacen una necesidad humana básica, la necesidad de ser escuchadas, cuando una persona se siente escuchado y entendido pocas veces ofrecen resistencia, se abren ante nosotros porque se sienten comprendidas y respetadas, ahora bien, ¿Qué significa entender?.

Entender significa básicamente sentir las palabras de la persona como si fueran propias. En Programación Neurolingüística se habla de los niveles de escucha, estos niveles son empática, simpática, reactiva, pasiva y activa, esta clasificación puede ser más extensa pero para nuestro propósito será suficiente.

La escucha empática significa escuchar a la persona desde un marco de referencia amplio, es decir, tomar en cuenta las palabras, los gestos, el tono, el entorno e incluso la historia personal de la persona, requiere entrenamiento para poder tomar en cuenta todos estos detalles. La escucha simpática es escuchar y hacer sentir a la persona cómoda comunicándose con nosotros pero sin aportar demasiado a la conversación, en un inicio la escucha simpática puede agradar a nuestro interlocutor, pero al poco tiempo la persona necesitará retroalimentación de nosotros y al no conseguirla puede sentir que nuestra escucha es poco sincera.

La escucha reactiva es la que practican las personas que solamente escuchan para contestar, esperan la parte de nuestro argumento que les resulte ideal para responder, generalmente buscan la confrontación, este tipo de escucha es muy común cuando se inicia una conversación predispuestos.

La escucha pasiva se da generalmente cuando no estamos interesados en el tema o en la persona, es oír a la persona con apariencia de interés pero que al final de la conversación usted puede solicitar una conclusión de la reunión y la respuesta denotará el poco interés de la persona por nuestras palabras.

La escucha activa es cuando ambas personas aportan ideas porque el tema es de dominio de todas las partes y es del interés de todos.

Como parte fundamental de la relación con otros esta el ser un buen oyente, en desarrollar la habilidad de escuchar a las personas, en tomarnos el tiempo suficiente para entender lo que realmente quieren expresar, ser buenos oyentes nos prepara para ser buenos comunicadores porque sabemos cómo suenan y como se interpretan las palabras porque aprendemos también a escucharnos a nosotros mismos.

Si desea saber el poder de la escucha, haga esta prueba, busque a la persona con la que recientemente tuvo algún desacuerdo, mientras mayor el desacuerdo mejor, habla con él y retome la conversación y déjelo hablar hasta que el esté completamente satisfecho, luego usted haga un resumen de lo que la persona dijo, hágale ver que entendió perfectamente su punto y haga preguntas de control del tipo “es así”, “es lo que quisiste decir” o frases similares que denoten comprobación, después de esto dígale, ahora que te entiendo te contare mi punto de vista, usted sea claro y conciso no hable demasiado sea puntual, al hacer esto se dará cuenta que el resultado es totalmente distinto y mucho más favorable, lo más importante de todo esto es que en futuras ocasiones la persona esperara de usted la misma conducta y sabrá que usted le interesa lo que él está diciendo y será cada vez más abierto. La herramienta de la escucha es muy poderosa, compruébelo.

Hasta la próxima

Jimmy Canelones

@jimmycanelones

Etiquetado en:, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *