Líder Activo

Comunicar y Trascender en el Proceso

Comunicar y Trascender

Stephen Covey, uno de mis grandes mentores dice que las 4 necesidades del ser humano son;

Vivir, Amar, Aprender y Dejar un Legado.

He adoptado esta filosofía de vida, tan sencilla y poderosa que me ha hecho clarificar mis prioridades, Vivir va más allá de respirar, es sentirme vivo, es saber que mi existir tiene un significado importante, que estoy aquí para un propósito único.

Amar va más allá de enamorarme, casarme y tener hijos, Amar es algo tan amplio y tan hermosos que muchos no lo llegan a conocer, Amar es sentirse vivo, importante y necesario, ser parte de algo trascendente, no sólo para tus seres queridos, sino también para toda las personas a las que podamos tocar su corazón.

Aprender  no es estudiar, Aprender es poder desarrollar mi potencial sin mayores dificultadas que las propias (mis creencias limitantes), es poder decidir el rumbo de mi vida y descubrir cómo emprender la marcha, cuando detenerme, pensar y cambiar de rumbo si es necesario.

Dejar un Legado  Es poder ver mi obra cuando ya no este, es el tiempo comprado en vida para vivir después de dejar de existir.

Covey

Estas necesidades tienen algo en común, para desarrollarlas y satisfacerlas necesito de otros, de aquellos que me rodean, de los que son importantes en mí vida  y de los que lo son un poco menos

importantes también, y lo hago a través de la comunicación, de esa habilidad milenaria que nos hace la especie “dominante” y a veces destructiva, pero ese es otro tema.

Comunicarse es más que decir lo que pienso, es poder decirlo de manera clara, asertiva e inspiradora. Todo el desarrollo del hombre hasta hoy fue una continua preparación para esta era, la era de la Comunicación y la Información.

Cuando vivimos la era de la agricultura el poder económico lo tenían los terratenientes, los dueños de las tierras, que junto con el conocimiento y la técnica (agricultura) eran los “dueños” del mundo, pero aun así, el punto que marcaba la verdadera diferencia o le daba la ventaja competitiva, era su habilidad de negociar, no existían precios internacionales de lo que cosechabas, ni existían mercados a futuro como hoy, debías sembrar, cosechar y luego negociar tu siembra, si tu comunicación no era persuasiva podrías terminar casi regalando el trabajo de toda una temporada, así que la comunicación efectiva y las habilidades para persuadir y negociar eran fundamentales.

Cuando llego la era industrial, la importancia dejo de estar tanto en las tierras, descubrimos el capital, y este era el motor que movía la industria, tener tierras ya no era tan importante como tener el capital, las industrias crecieron rápidamente, y nuevamente la comunicación seguía estando presente, los bancos no daban capital a todo el que pedía, debían confiar en la persona a la cual le darían un préstamo, el dinero siempre ha sido costoso, no existían los tramites de hoy día, ni las garantías reales que hoy nos piden los bancos, era una persona ante un comité solicitando fondos para un proyecto, si no los convencías no tendrías el capital para tu negocio, nuevamente la comunicación era la clave.

Entonces, ¿Qué papel jugará la comunicación hoy en día que vivimos en la era de la Comunicación y la Información?

El poder hoy en día lo manejan aquellas personas capaces de obtener, entender y difundir información importante, nunca antes el ser humana había sentido tanto la necesidad de expresarse, la tecnología nos abrió no sólo la puerta nos abrió los ojos, nos mostró dos cosas, la primera que teníamos algo importante que decir, y la otra, los medios para hacerlo. Nunca antes un ser humano común y corriente (como yo) había tenido la oportunidad de tener un espacio (internet) en el cual expresar sus ideas libremente y dejar a los usuarios de la red decidir si sus ideas son buenas o no, si vale la pena difundirla o ignorarla y por qué no, hasta confrontarlas.

Esta conexión prácticamente elimino las fronteras, abrió un mundo de posibilidades para aquellos que se preparen para hacer uso de esta gran oportunidad, los grandes líderes siempre han tenido muy clara la importancia no solo de la comunicación sino también de la interacción emocional con sus seguidores, y es por esta sencilla razón que se comunican distinto al resto de las personas logrando  conectar mágicamente con ellas, resulta igual si se trata de comunicarse de tú a tú con las personas o hacerlo en masas o mediante los medios digitales, la idea es la misma, es comunicarnos de corazón a corazón.

Simon Sinek, lo expresa maravillosamente bien en su libro Comienza por el Por qué (Start whit why), en su obra, Simon nos explica claramente el resultado de un estudio que realizó.

El estudio comparo como se comunicaban varias empresas, unas empresas normales y las que eran líderes en su campo y logro detectar un patrón interesante, las empresas líderes se comunicaban distinto al resto de las empresas competencia, de hecho, no sólo se comunicaban distinto, se comunicaban, al revés, es decir, el detecto la mecánica de la comunicación en tres círculos, a los cuales llamó los círculos dorados.

Imaginen ahora tres círculos concéntricos, (uno dentro del otro), ahora los nombraremos así, el más pequeño que está en el centro lo llamamos POR QUÉ, al segundo lo llamamos COMO y al último el más externo lo llamaremos el QUE.

Cuando las mayoría de personas y las empresas se comunican primero relatan el QUE, que hacen, luego si da tiempo o quieren profundizar nos dicen COMO lo hacen, y muy rara vez hablan sobre el PORQUE, esto ocurre una y otra vez en cada una de sus comunicaciones. Cuando analizó a los líderes se dio cuenta que siempre (o por lo menos en los puntos importantes) los líderes inician desde el POR QUÉ, que es lo que los motiva a hacer lo que hacen, cuando conectan con la emoción de sus seguidores quizás estos comparten ese  POR QUÉ con ellos, les dicen el cómo lo hacen “El Proceso”, como piensan lograr las metas propuestas y si hace falta, y casi nunca hace falta dice el QUE hacen, y casi nunca llegaban al QUE por una sencilla razón, el que tiene un POR QUÉ vivir, y sabe COMO no necesita que le digan ningún QUE.

John Maxwell dice que 1 es un número demasiado pequeño como para pretender hacer grandes cosas, estamos en este mundo para lograr grandes cosas, pero nadie dijo que debíamos hacerlos sólo ni mucho menos nos prohíben disfrutar el proceso, por esto a todos nosotros nos llegará el día, tarde o temprano, no se preocupen, en el cual nos miraremos al espejo y nos diremos…

Quiero hacer algo que haga la diferencia, cuando nos pase y tengamos la suficiente motivación, comenzaremos a hacer algo, pero al poco tiempo nos daremos cuenta que no es suficiente, así que diré, quiero hacer algo que haga la diferencia con gente a mi lado.

Ya no sólo será mi motivación, será la motivación colectiva, una Visión compartida que iniciará todo nuevamente…

….Pero…. nuevamente sentiré que no es suficiente, así que diré, aunque un poco diferente. Quiero hacer algo que haga la diferencia, con gente a mi lado que quiera hacer la diferencia, en este punto no sólo tengo compañía, tengo a mi lado a personas que comparten una visión, creen en lo que están haciendo porque sienten que su “POR QUÉ” vale el sacrificio, esto genera una sensación de logro que motiva a seguir con el proceso, y gracias a nuestra capacidad de crecer llega el momento que pienso “Quiero hacer algo que haga la diferencia, con gente a mi lado que quiera hacer la diferencia haciendo algo que haga la diferencia, en este punto, mi Visión ya no me pertenece, ya no es mía, no soy responsable de ella, ella es responsable de mí ahora, y eso queridos amigos es la trascendencia, esa es la razón de ser de la comunicación, esa es para mí la misión del hombre, su realización y su legado.

Muchas gracias.

“…No vivas para que tu presencia se note, vive para que tu ausencia se sienta. Bob Marley…”

 

Jimmy Canelones

@jimmycanelones / @LiderActivo

cropped-Publicidad-11.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *